MUR51-110907.jpg
Juan Redondo – Diario El Faro
Pasan el Puerto de la Cadena con la mano tendida y el corazón abierto. Son cartageneros que quieren sumar y unir para el mejor desarrollo de la una Región que se llama Murcia. Y explican su proyecto desde Calasparra a los mojones de San Pedro, pasando por el Altiplano, el Guadalentín. Quieren contribuir a vertebrar el territorio regional de la Comunidad con una fórmula que da mayor número de representantes en Madrid y que abre un proceso de descentralización regional. “La Plataforma por la Biprovincialidad” agrupa a más de 30 organizaciones regionales. Detrás están los empresarios, la Cámara de Comercio, las Asociaciones de Vecinos, UGT, colectivos juveniles, y universitarios.

Son conscientes de que arrastran algunos recelos y prejuicios de etapas pretéritas. No tiene que ver nada este movimiento con el que se produjo en Cartagena a principios de los ochenta en defensa de la provincia de Cartagena. Entonces Murcia era la enemiga centralista. Aquel movimiento cantonal se basaba en el segregacionismo de la nueva Comunidad Autónoma. Éste, al contrario, se presenta como un movimiento integrador, solidario y con miras al futuro regional.

Tampoco piden nada especial que pueda plantear una cuestión de Estado; sencillamente que en la reforma del Estatuto de Autonomía que está en trámite en la Asamblea Regional se modifique un artículo, el tres, que define la Región como uniprovincial y que se ponga que la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia podrá ser pluriprovincial. Es decir que no se pongan vallas internas al campo. Con esa modificación, la puerta queda abierta, según dicen los promotores de la propuesta, al futuro de una Región mas fuerte y solidaria, con un desarrollo regional más rápido y con mayor presencia en Madrid.

Sobre la modificación del reparto provincial de Javier de Burgos con Isabel II, existe el precedente de Canarias en 1929 con la creación de la provincia de Las Palmas. Aquí no se trata de modificar los límites geográficos de la Comunidad, con incoporación o segregación de territorios. Sólo se plantea una nueva organización administrativa interna, con una biprovincialidad, como Extremadura, con dos diputaciones provinciales. Los dos grandes partidos políticos no dicen ni que si ni que no. Simplemente aducen que no es el momento. El 15 de mayo celebran un acto en la UPCT para hablar en positivo, “porque la biprovincialidad es una opción maravillosa para la Región”. Y recorreran toda la Comunidad en defensa de la idea. Puede haber opiniones varias sobre la necesidad o no de la biprovincialidad, pero ellos humildes sólo piden que se recoja esa puerta en la reforma del Estatuto de Autonomía. Tampoco piden la Luna.

Comments are closed.

Post Navigation