La comisión de reforma del Estatuto de Autonomía, que debe apoyar o rechazar la idea de crear la diputación de Cartagena, lleva sin reunirse desde octubre
La Verdad. José Alberto González
No se reúnen para abordar el asunto dentro de la reforma del Estatuto de Autonomía ni, salvo que se les insista, se pronuncian públicamente sobre si están a favor o en contra o tienen alternativas mejores. Los tres partidos políticos representados en la Asamblea Regional -PP, PSOE e Izquierda Unida, ésta en el grupo mixto- han optado por que pase el tiempo y se han desentendido del debate sobre crear o no la provincia de Cartagena y que la Región esté organizada administrativamente en dos diputaciones.

El trabajo parlamentario para remodelar el estatuto, que data del 9 de junio de 1982, va a ritmo lento, lo que impide avanzar en otras cuestiones, como las competencias en justicia o la financiación. Sin embargo, los diputados reflexionan, aportan ideas, fijan posturas o se enfrentan públicamente por estas cuestiones. Y eso contrasta con el silencio sobre los asuntos de territorialidad: si se le dan más peso a las comarcas, si se refuerza el peso de los municipios o, si como quiere la plataforma por la Biprovincialidad, se pide al Congreso de los Diputados y al Senado que aprueben la creación de la provincia de Cartagena.

Los responsables del colectivo -con su presidente, José Antonio Luque, a la cabeza- se mostraban ayer esperanzados con la posibilidad de convencer a los ciudadanos de toda la Región de las razones históricas y sentimentales y los beneficios políticos, económicos y sociales que tendría crear la nueva provincia, sobre todo porque se ganaría peso estatal.

En la Politécnica

Su optimismo se vio reforzado por el apoyo que representantes de varias instituciones y grupos empresariales y sociales de Cartagena les brindaron el jueves en un acto público celebrado en el Paraninfo de la Universidad Politécnica. Entre otras cosas, porque asistió el consejero de Educación, Juan Ramón Medina.

El desinterés de los grupos parlamentarios se refleja en que la comisión especial de reforma del Estatuto no ha llegado a reunirse ni una sola vez desde que fue creada el 18 de octubre del 2007, como confirmó ayer una portavoz oficial de la Asamblea Regional.

Los provincialistas, que irán a los pueblos para vender su idea (es clave el respaldo en Fuente Álamo, Torre Pacheco, La Unión, San Pedro del Pinatar, San Javier y Los Alcázares) piden a los diputados agilizar sus tareas.

En la Asamblea, parece interesar poco o nada el debate, que hace dos años el presidente regional, Ramón Luis Valcárcel animó a que fuera «sereno». Salvo excepciones, los políticos (Barreiro sí ha dicho que deben opinar todos los murcianos, no sólo los cartageneros), rehúyen hablar.

El portavoz del PP, Juan Carlos Ruiz, no quiso hablar; tampoco nadie del PSOE. Sólo lo hizo el portavoz del Grupo Mixto, Juan Antonio Pujante (de Izquierda Unida).

Explicó que su formación es partidaria de suprimir a nivel nacional las provincias y de dar más peso en competencias y, por tanto, en financiación a las «comarcas naturales y socioeconómicas».

Sólo habla IU

Afirma que si la mayoría aprueba en un referéndum regional crear de la provincia, IU apoyaría la idea. Aunque ve «improbable» que las Cortes Generales «abran la caja de pandora de crear nuevas provincias, porque hay muchas peticiones en España, como por ejemplo desde Jerez (Cádiz)».

En todo caso, Pujante defiende la fórmula de la «cocapitalidad» de Murcia y Cartagena y ve «indispensable» reconocer en el nuevo Estatuto la «singularidad» de Lorca y Cartagena, reconocidas junto a Murcia por ley como grandes ciudades, por su población.

Comments are closed.

Post Navigation