Las distintas manifestaciones reivindicativas en torno a la restitución de la Provincia de Cartagena están fundamentadas en razones de peso así como en los beneficios que supondría la transformación de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia en comunidad biprovincial.
Atravesamos un momento histórico con la redacción del nuevo Estatuto de Autonomía que se está elaborando en la Asamblea Regional de Murcia, donde se debería dejar una puerta abierta para hacer posible una de las reivindicaciones históricas con mayor abolengo de España: la restitución de la Provincia de Cartagena.
Los argumentos son:
Restituir la provincia de Cartagena es HACER ESPAÑA. No se trata de ningún movimiento secesionista, sino muy al contrario, Cartagena es España y desea volver a ser una provincia dentro del Estado Español como ya lo fue, todo ello bajo el marco constitucional, que así lo permite.
El pueblo de Cartagena desea impulsar su progreso. Y para ello pide que se reconozca su derecho a  conformar la provincia entre los ocho municipios que constituyen la Comarca y el Campo de Cartagena, es decir, la propia ciudad de Cartagena, La Unión, Los Alcázares, San Javier, San Pedro del Pinatar, Torre Pacheco, Fuente Álamo y Mazarrón.
Razones económicas:
La dotación económica procedente de los Presupuestos Generales del Estado sería mayor, conforme sucede con las autonomías donde hay más de una provincia.
Y tan sencillo de entender como que determinados porcentajes de impuestos tales como IVA o IRPF, así como impuestos como hidrocarburos, juego, tabaco y alcohol vendrían directos a la provincia sin pasar el filtro de Murcia, con lo que la comarca podría despegar, así como que se tendría mucho mayor peso en el Senado y Congreso, con mayor representación regional en los lugares donde se deciden los grandes proyectos que hasta ahora relegan a Murcia a un segundo plano respecto a otras Comunidades por el hecho de ser uniprovincial. Además, no supondría un mayor coste administrativo, pues tan sólo habría que dividir en dos el aparato funcionarial actualmente establecido.
Datos a tener en cuenta:
Cartagena con 220.000 habitantes tiene más población que 33 capitales de provincia. Si sumamos los habitantes y extensión de su comarca, lo que constituiría la Provincia de Cartagena, estamos hablando de más de 400.000 habitantes en una extensión similar a la de Guipúzcoa, mayor que 15 provincias españolas.
Además, la Región de Murcia tiene más habitantes que Aragón o que Extremadura y más territorio que el País Vasco, pero en cambio tiene un peso muy inferior en las instituciones, pudiendo obtener más si fuera biprovincial.
Razones históricas:
Cartagena ya ha sido capital de provincia. Fundada en el 227 a.C. por el general cartaginés Asdrúbal, pasó después a manos romanas, creándose en el 298 la provincia carthaginense con capital en Carthago Nova, la actual Cartagena. Y saltando en el tiempo, fue el rey Felipe III quién le concedió a Cartagena la capitalidad de su propia provincia marítima. Más tarde, en 1799, se ordenó la creación de seis nuevas provincias administrativas tomando como base las provincias marítimas. Nacen así durante el reinado de Carlos IV las provincias de Alicante, Asturias, Cádiz, Cartagena, Málaga y Santander, independientes de las intendencias y juntas provinciales de Valencia, León, Sevilla, Murcia, Granada y Burgos, de las que fueron segregadas. De esta forma surge la provincia de Cartagena, que al contrario que las otras cinco, no consigue permanecer hasta la actualidad con ese rango.
En 1833, el secretario de Estado de Fomento Javier de Burgos concluyó la división territorial de España que llega hasta hoy, en la que no se incluía la provincia de Cartagena. Por eso en Cartagena se habla de restitución.

Comments are closed.

Post Navigation