Razones

RAZONES DERIVADAS DE LA OPORTUNIDAD DEL MOMENTO POLÍTICO

En la actual coyuntura, la reforma del Estatuto de Autonomía de la Región de Murcia, al poder contemplar la opción de transformar la CARM en una Comunidad Autónoma biprovincial, permitiría cumplir los requisitos jurídicos que la creación de una provincia exige.

La creación de la provincia de Cartagena, implicaría un incremento de la representación política regional de la CARM en las Cortes Generales (Congreso y Senado).

Actualmente el peso político de la CARM en el Parlamento Nacional (9 diputados) y Senado (4 senadores) es inferior al que por población o importancia económica le corresponde. Precisamente, la creación de una segunda provincia acercaría, dado el previsible aumento del número de diputados al Parlamento (2 diputados más) y senadores (4 senadores más), el peso relativo de nuestra CARM al que actualmente representa por población o economía en el conjunto de España. Véase al efecto el cuadro siguiente:

RAZONES DERIVADAS DEL CRECIMIENTO DE LA POBLACIÓN

La población de la CARM es una de las que más ha crecido en España en términos relativos y absolutos durante los últimos años. Los 350.000 habitantes de la Comarca de Cartagena en el año 2005, representan actualmente el 26,2% de la población regional. Por la previsible evolución de la población y magnitud de ésta (más de un millón doscientos mil habitantes en la Comunidad) es aconsejable una división administrativa biprovincial para la gestión de una Comunidad Autónoma. Véase la evolución registrada por la población de la Comarca en el gráfico.

En España hay actualmente 50 provincias y las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Del total de las provincias existentes en nuestro país 15 de ellas: Soria, Teruel, Segovia, Ávila, Palencia, Zamora, Guadalajara, Cuenca, Huesca, Álava, La Rioja, Orense, Salamanca, Lugo y Burgos, tienen menor población que la Comarca de Cartagena. Es decir, la Comarca de Cartagena exclusivamente tiene más población que 15 de las provincias actuales. Por superficie, la hipotética provincia sería de una extensión similar a las actuales de Vizcaya o Guipúzcoa.

 

DERIVADAS DEL ANÁLISIS DE LA LEGISLACIÓN Y NORMATIVA EXISTENTES

No existe precepto legal alguno que prohiba la creación de nuevas provincias. Nuestra norma jurídica más importante, la Constitución, tampoco recoge ninguna prohibición explícita o implícita sobre la creación de nuevas provincias, ni se ha fijado su número concreto, ni se ha establecido la inalterabilidad de los límites provinciales actuales.

No sólo no se prohibe sino que se recoge la posibilidad de creación de nuevas provincias lo que se deduce sin dudas del artículo 141 de la Constitución Española. La creación requiere la aprobación por ley orgánica (141 C.E.) y la reforma del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Autónoma en el que se inserte la nueva provincia.  La creación de la provincia de Cartagena supondría la aprobación de una ley orgánica y la aprobación de la modificación de los artículos 1.1, 1.2, 3.1, 18.1, 18.2 y 18.3 del Estatuto de Autonomía de la CARM.

 

RAZONES DE EFICIENCIA E IGUALDAD EN EL REPARTO DEL GASTO PÚBLICO

En España, tras la primera descentralización (del Estado a la Comunidades Autónomas), no se ha producido la segunda descentralización (de las Comunidades Autónomas a las Comarcas y Municipios). Este hecho ha perjudicado a la eficiencia y equidad del gasto público. Por tanto, una Comunidad Autónoma de la Región de Murcia biprovincial permitiría obtener, vía la nueva diputación provincial, mayor rendimiento para la sociedad del mismo gasto público y acercaría éste en mayor medida,  a las necesidades y preferencias de los habitantes de nuestros municipios, pueblos, diputaciones y pedanías.

 

RAZONES DERIVADAS DEL CRECIMIENTO ECONÓMICO

El 26,2% de la población regional se encuentra asentada en la Comarca de Cartagena, que ocupa el 13,1% del territorio de la Región y genera el 30% de la producción regional. El crecimiento económico y dinamismo de la CARM y de la Comarca de Cartagena, ambos superiores a lo registrado como media en España, aconsejan la subdivisión de la CARM en dos provincias en vez de la única actualmente existente.

 

RAZONES SOCIALES

La provincia es una división administrativa para la actuación periférica de los órganos del Estado y también de las Comunidades Autónomas. Consecuentemente, la creación de una nueva provincia genera una mayor cercanía de las administraciones públicas a los administrados. En el caso de la CARM, que un tercio de su población total disponga en su cercanía de las delegaciones ministeriales y autonómicas será una gran ventaja, un  ahorro en tiempo, en dinero y mayor eficacia, tanto para los administrados como para la Administración, especialmente en ámbitos tan característicos como Agricultura, Educación, Comercio, Industria, Defensa, etc.

En aras a la necesaria identidad regional, la biprovincialidad contribuirá decisivamente a alcanzarla, al producirse una gran adhesión al aún reducido sentimiento regional. Representará también la definitiva superación de reales o supuestos agravios.

La nuestra es en la actualidad “una provincia demasiado grande en una Región demasiado pequeña”, desequilibrio que puede superarse con la biprovincialidad. Simultáneamente, el reducido número de municipios existentes y el enorme tamaño de alguno de ellos (caso de Lorca, Murcia o Cartagena) puede facilitar la natural segregación en algunos de ellos al tiempo que sea una realidad la existencia de otra provincia en la Región.

Todo lo expresado anteriormente son algunas (no todas) de las razones por las que entendemos que sería conveniente transformar la actual CARM uniprovincial en una Comunidad Autónoma Biprovincial.

Razones y beneficios de la transformación de la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia en comunidad Biprovincial

En beneficio de TODA la Región